Viruela del mono

La viruela del mono o viruela símica es una enfermedad inusual causada por el virus de la viruela símica. Aunque su nombre adjudique al mono como el hospedador único de la enfermedad, en realidad no es así, aun no se sabe con exactitud el reservorio o el origen exacto del virus, pero este se han identificado varias especies de roedores pequeños.


Antecedentes

Se presenta principalmente en zonas de selva tropical de África central y occidental y, esporádicamente, se exporta a otras regiones. Detectándose por primera vez en 1970 con un brote en África.
Situación actual

Desde el 13 de mayo de 2022 y hasta el 2 de junio de 2022, la OMS ha notificado o identificado más de 1,600 casos de viruela del mono confirmados por laboratorio en 27 países, de los cuales la enfermedad no se encuentra normalmente. La mayoría de los casos informados hasta el momento han involucrado principalmente, pero no exclusivamente, a hombres que tienen sexo con hombres.
Manera de contagio

• Transmisión de animales a humanos por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados.
• Comer carne y otros productos animales poco cocinados de animales infectados es un posible factor de riesgo.
• Transmisión de persona a persona por contacto estrecho con secreciones de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente o a través de gotículas respiratorias por un contacto cara a cara prolongado.
• A través de la placenta de la madre al feto o por contacto estrecho durante y después del nacimiento.
• No está claro en este momento si la viruela símica puede transmitirse específicamente a través de las vías de transmisión sexual.
Síntomas

El periodo entre la infección y la aparición de los síntomas suele ser de 6 a 13 días.
Los síntomas duran de 2 a 4 semanas si no hay complicaciones. Generalmente la enfermedad progresa y se resuelve por si misma. Teniendo una mortalidad muy baja del 3-6% del 100%

-El periodo de invasión (dura entre 0 y 5 días), caracterizado por fiebre, cefalea intensa, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor lumbar, dolores musculares y falta de energía.

-La erupción cutánea suele comenzar 1-3 días después de la aparición de la fiebre y tiende a concentrarse sobre todo en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. También se ven afectadas las mucosas orales, los genitales y las conjuntivas, así como la córnea.
Prevención

• Evitar el contacto sin protección con animales salvajes (incluida su carne, sangre y otras partes), especialmente aquellos que están enfermos o muertos. Además, todos los alimentos que contengan carne o partes de animales deben cocinarse bien antes de consumirlos.

• Evitar el contacto con pacientes diagnosticados con viruela del mono.

• Aunque la vacunación contra la viruela común brinda protección, hoy en día las personas menores de 40 a 50 años (según el país) no están vacunadas, ya que había cesado la vacunación contra la viruela común al haberse erradicado esa enfermedad. Actualmente hay estudios para reincorporar esta inmunización.
Tratamiento

Este ira encaminado a aliviar los síntomas, controlar las complicaciones y evitar secuelas. Tomar abundantes líquidos y alimentos saludables para mantener un estado de nutrición adecuado. Las infecciones bacterianas que se adquieran a través de las lesiones en la piel deben tratarse según esté indicado. Aun no hay un medicamento antiviral disponible para toda la población que acorte el tiempo de la enfermedad o reduzca su impacto.
TAGS: viruela del mono, virela del simio

Referencias

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/monkeypox
https://www.merckmanuals.com/es-pr/professional/enfermedades-infecciosas/poxvirus/viruela-del-mono
https://www.who.int/emergencies/disease-outbreak-news/item/2022-DON390
https://cnnespanol.cnn.com/2022/05/23/viruela-del-mono-monkeypox-paises-casos-trax/

NOTA: Los artículos mostrados en el sitio son de carácter educativo, no deben ser tomados como diagnóstico. Consulte con su médico o un especialista de la salud calificado.